El pasado mes de diciembre de 2017, coincidiendo con la celebración de la XXVI Jornada sobre Adicciones “¿Cómo es la prevención que queremos? Repensemos, diseñemos, actuemos”, en la que Carlos Magro participó como ponente de la Conferencia Inaugural “Prepararnos (todos) a prueba de futuro”, tuvimos ocasión de conversar con él unos minutos de forma más distendida.

“Soy optimista. Tenemos posibilidades que no imaginábamos.

La escuela tiene un gran reto, no puede mirar para otro lado. Tiene que involucrarse de alguna manera en la idea de educar con tecnología, pero también, sobre todo, en tecnología. Eso significa no educar sólo en el “cacharreo”, que también es importante, sino educar en esa cultura digital que estamos viviendo que nos permite hacer cosas que antes era imposible, acceder a personas, crear redes de conocimiento, comunidades de aprendizaje…”

Me tiene bastante fascinado la capacidad de transformación que nos dan las tecnologías a las personas y a los colectivos

La educación y la transformación digital confluyen en mi trayectoria profesional

Pensar siempre es hacerlo en diálogo con los que te han precedido. Hay muchísimo conocimiento antes y alrededor tuyo, y uno lo único que puede hacer es dialogar con ese conocimiento.

Intento trazar un mapa para quien quiera leerlo, no tanto sobre lo que yo pueda decir sino sobre lo que otros muchos han dicho.