Los alumnos de 1º de Primaria del CEIP Primer Marqués del Túria nos dan a conocer su receta para ser felices.

La clase de 1º B del CEIP Primer Marqués del Turia de Valencia tiene 23 alumnos. De los 23, solamente uno va a casa a comer. Los 22 restantes utilizan el comedor escolar. Son pequeños y les cuesta adaptarse a nuevos hábitos alimentarios.

La mayoría de las familias tienen el horario de trabajo diferente del escolar por lo que se creó un Servicio de Acogida. Algunos niños están en el Centro desde las 8 h. y, como hay actividades extraescolares, la mayoría se queda hasta las seis. Son muchas horas y muchas comidas las que se hacen en el colegio: casi desayuno, almuerzo, comida y merienda.

Con las prisas no siempre se acuerdan de traer almuerzo o merienda o no es lo más adecuado, o no les gusta…

Por eso pensamos en valorar la fruta y animarlos a dejar la bollería y el exceso de bocadillos.

Empezamos colocando un frutero en la clase con mandarinas, manzanas y rosquilletas. Podían coger lo que les apeteciera en caso de haber olvidado su almuerzo. Fueron ganando confianza, seguridad, cogiendo fruta y sintiéndose importantes por el “honor”.

El siguiente paso fue proponerles hacer una macedonia. Decidimos los ingredientes y los utensilios que necesitaríamos, lo escribimos en la libreta y nos repartimos los trabajos por equipos: traer las frutas, limpiar las mesas, ponerse los delantales, pelar, trocear…

Lo dejamos preparado y por la tarde nos lo comimos con ansia y alegría.

Fue una fiesta y lo mejor… la preparación!!!!

Lo siguiente fue pensar, coincidiendo con la Navidad, el sentido de desear “Feliz Navidad” “Felices Fiestas” “Feliz año nuevo”.

¿Cómo se podía ser feliz si no sabías lo que se necesita?

Así que nos pusimos manos a la obra y cada uno escribió en su libreta cosas que le hacían reír, que les gustaban, que les gustaría tener, que les gustaría ser, que necesitaban para vivir… Las escalonamos según la importancia y comprobamos que ninguna escala coincidía!!!

Aprovechamos un poema de Pere Quart, TIRALLONGA DELS MONOSIL.LABS, para elegir expresiones con las que hacer una oración pidiendo lo que consideramos importante para la mayoría.

Buscamos en revistas fotos que ilustraran las palabras y conceptos y les pusimos títulos y rótulos. Y confeccionamos un mural.

Entonces pasamos a elaborar una receta que sirviera para ayudar a ser felices a los que no supieran cómo serlo. Buscamos recetas de pasteles y elegimos términos que nos llamaban la atención: ralladura, pizca, espolvorear… y los utilizamos con nuestros ingredientes favoritos.

Lo siguiente fue elaborar un menú para ser feliz en clase: con primer y segundo plato, con postre y precio… ¡Como en los restaurantes! y ponerlo a la entrada de la clase.

Ahora estamos elaborando una “pócima” para envenenar la vida. En ella han incluido ingredientes tan sabrosos como pedos de los otros, que te engañen, que te insulten, que no te inviten a un cumpleaños pero veas cómo invitan a otros (textualmente:”pasando por delante de ti”), que no quieran ser tus amigos, aburrirse, que te digan palabrotas o insultos, que no te den las gracias…

A estas alturas son unos magníficos cocineros, abiertos a nuevos sabores, a nuevos amigos y a nuevas experiencias. Con entusiasmo, energía positiva y alegría casi constantemente.

Inés G.T “Tutora de unos alumnos que me asombran cada día”.